El hermano maligno del placebo

La foto es de aquí
Sugerente título para explicar el efecto "nocebo" que a mi me sonaba, pero no hubiera sabido explicar qué era:

El efecto nocebo es el culpable de que algunas personas sufran efectos adversos al recibir un tratamiento solo porque los esperan de antemano. Un nuevo trabajo revela claves de este curioso fenómeno: si el paciente cree que el fármaco es caro, los daños se hacen más intensos. Las áreas cerebrales implicadas son similares a las del placebo.

Me ha resultado una lectura muy entretenida...y lo mismo nos sirve para entender algunas cosas.

Suspender el antibiótico cuando esté mejor…


¿Os atreveríais a dar esta indicación? ¡Ufff, yo no lo tengo claro! Lo tenemos casi, casi en el ADN.
Esto es lo que proponen dado de que aquello de "completar la tanda" no es que esté basado en precisamente grandes estudios y teniendo en cuenta los problemas de resistencias que existen.
Al menos no está mal que lo tengamos en mente ya que a veces lo empezamos sin tener muy clara la indicación.
Algunas ideas:
  • Los pacientes se ponen en riesgo innecesario de la resistencia a los antibióticos cuando el tratamiento se da por más tiempo de lo necesario, no cuando se detiene temprano
  •  Para infecciones bacterianas comunes no existe evidencia de que detener el tratamiento antibiótico temprano aumenta el riesgo de un paciente de infección resistente
  • Los antibióticos son un recurso natural precioso y finito que debe conservarse adaptando la duración del tratamiento a pacientes individuales
  • Se requieren ensayos clínicos para determinar las estrategias más eficaces para optimizar la duración del tratamiento antibiótico

Guía NICE: fiebre en niños menores de 5 años

A través de esta entrada del blog Pediatría basada en pruebas, nos hemos enterado de la reciente publicación de una actualización de la guía de NICE sobre fiebre en niños menores de 5 años.
Echándole un vistazo rápido, no parece que haya grandes cambios en relación a la publicada en 2013, pero como el tema es el pan nuestro de cada día, bien merece la pena una lectura detenida.
La guía está estructurada en capítulos que recogen todos los aspectos de interés y en uno de ellos se refieren concretamente al manejo de la fiebre en los niños por profesionales no pediatras, como es nuestro caso.
Os recomendamos su lectura.