100 palabras EM- 3 AM

3AM box 3 paciente C3

Hombre 33 años. pienso “la edad de Cristo” luego pienso “Cristo tuvo muchas edades en realidad”

– Tos, rinorrea y expectoración, 3 días de fiebre. Respire profundo, tosa, diga 33.

– Es un resfrío común.

– ¿Por qué no me pide una radiografía doctor?.

– Porque sus pulmones están limpios.

– Pero llevo esperando 3 horas para que me vean, ¿Y no me va a pedir nada?

No llevaba 3 horas, había esperado mucho menos. Seria mi tercera pelea del turno, no estaba de ánimo. La atención medica es de común-acuerdo, y yo común-acorde hacerle caso.

¿Pido parámetros inflamatorios?

Mi jefe diría “¿Para que pides esa wea? No te va a cambiar conducta”. Es verdad, PCR 3 o 300 daría lo mismo. No lo pido, aunque esta de moda pedirlo. Me siento revolucionario al no pedirlo.

Se me viene una idea. “Hospitalizalo perrito”. Como siempre es una mala idea.

Radiografía tórax normal, por lo menos para mi normal. 3 horas esperando el informe. Estaba normal. Punto para mi.

Señor es sólo un resfriado, la radiografía esta normal. No y no, no le voy a dar antibióticos.

El paciente esperó 3 horas más por no hacerme caso. El paciente se enojó por hacerlo esperar 3 horas más. Yo no lo hice esperar 3 horas más le digo, es el sistema. Siempre es más fácil culpar al sistema.

Se va molestó contra mi, no contra el sistema. Me deja un reclamo, y obvio, como tenia que serlo, 3 paginas de reclamo.

Escrito por: MCH

100 palabras EM – Uno y Dos

¿Qué le pasa hoy a la muerte?
Repitió su vil jugada
Son dos almas
Dos sin suerte
Que al eterno hoy se marchan
Uno anciano, una neumonia
Todos dicen “Se esperaba”
Dos un joven, un accidente
Tubo y pleuro, no bastaba

Que tramposa es la muerte
Hoy estoy desmotivada
En su tablero de ajedrez
Yo juego todas las semanas
Ya me ha hecho jaque-mate
Pero hoy, esto me cansa
Cada persona es un tablero
Cada acción una jugada
Tal vez nosotros hacemos trampa
Retrasamos la partida
Con fármacos
Con cirugías
Pero al final es Ella
Ella la que siempre gana

Escrito por: Fermina

100 palabras EM – Casa in-segura

Casa In-Segura

Vivir en plena Alameda no es un detalle menor, a una cuadra de una estación del Metro para muchos un lujo, a menos de un km de las instituciones político administrativas de la Republica un honor, y si esta protegido por sus tres grandes y juveniles perros se torna en un venerado deseo. En definitiva, ver pasar el tumulto del Santiago nocturno de semana no fue impedimento para que se arropará en su cama ante el otoñal frío, aun sintiendo su suave tufillo a tinto.

Sin esperar a nadie en particular desde la misma avenida principal lo llamaron, lo increparon, lo insultaron, alterando el tranquilo sueño que se tornó en pesadilla…sus perros poco pudieron hacer, sin decir más, el extraño se abalanzó por una razón tan desconocida o poco clara como le sucede cada día a muchos santiaguinos en sus hogares. Él también insultó sin duda , ¡estaba en su casa!, intentando defenderse con sus manos sin lograrlo, de un momento a otro sintió su mentón y barba húmedos y muy calientes, sus ojos llorozos vieron extinguirse el tililar de las luces tal cual una mecha busca esa última cera en su palmatoria y dando paso al desagradable ulular que por más intenso que se hizo no logró dar alcance a quien desaparecía en el tablero de ajedrez de la noche santiaguina.

El carabinero apenas pudo acercarse mientras los dientes relucientes de los canes marcaban el territorio de su dueño, el médico de la ambulancia al llegar percibió que esa mancha extensa en el suelo era el epílogo de una vida que ya no estaba con ellos, que ya no estaba en su hogar… en su hogar sin número, su hogar sin ventanas ni puertas, que ya no estaba más en la calle.

Escrito por: PCP