REMI 2191. ¿Hay que rediseñar los documentos de consentimiento informado en los servicios de Medicina Intensiva?

ARTÍCULO ORIGINAL: ¿Pero alguien entiende los consentimientos informados? Una propuesta para facilitar su compresión. López-Picazo JJ, Tomás-García N, Ros Abellán MP. Rev Calidad Asist 2016; 31: 182-189. [Resumen] [Artículos relacionados]
   
INTRODUCCIÓN: La utilización de los documentos de consentimiento informado (DCI) es un deber de los profesionales sanitarios, además de estar exigidos por la ley. Sin embargo, la baja legibilidad de los DCI es un problema generalizado que repercute en la calidad asistencial.
   
RESUMEN: Estudio descriptivo del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca donde analizan los contenidos de 359 DCI recibidos para su acreditación. Para valorar su legibilidad se usaron dos medidas: la extensión y el índice INFLESZ [1]. La extensión se midió en palabras, considerando deseable si era inferior a una hoja (470 palabras) y la facilidad de comprensión se midió en puntos INFLESZ (herramienta usada para medir la legibilidad de textos), considerándose adecuada si era superior a 55. La valoración se realizó sobre los DCI completos y en cada uno de sus apartados. Hubo una media de 15 DCI aportados por los distintos Servicios, siendo los quirúrgicos los más frecuentes (74%). La extensión de los DCI fue adecuada en el 79%, y en la extensión por apartados se objetivó: mayor extensión en “riesgos” y “naturaleza del procedimiento”, y los menos extensos “las consecuencias” y las “alternativas” (P < 0,0001). El valor INFLESZ tuvo una media de 45,8, y solo el 12,5% tuvieron una puntuación > 55. Los servicios no quirúrgicos obtuvieron mejor puntuación. Los apartados de mejor compresión fueron “la naturaleza del procedimiento” y sus “riesgos”, y los peores “las contraindicaciones” y sobre todo “las alternativas”. La comprensión de los DCI analizados va deteriorándose según se avanza en su lectura, hasta llegar a “las alternativas”, donde el texto se hace muy complejo. 
   
COMENTARIO: El estudio muestra que los DCI analizados poseen extensión deseable pero son difíciles de comprender. La descripción del tipo de procedimiento y sus riesgos fueron los de mayor extensión, dato razonable, ya que pueden servir como documento legal. Sin embargo, una extensión adecuada y un buen INFLESZ pueden no ser suficientes para asegurar la compresión de un DCI, a pesar de su validez, siendo necesaria la valoración del paciente. El estudio no hace referencia explícita a los servicios de Medicina Intensiva (SMI), donde la situación se complica ante la gravedad del paciente y su incompetencia para decidir en ocasiones; en este ámbito ya se ha encontrado que los DCI tienen importantes deficiencias [2]. Con frecuencia la familia o allegados son los que firman los DCI, pero es alarmante el hallazgo del estudio de que según se va leyendo el documento, se deteriora la compresión del texto. Se deberían hacer propuestas de mejora de los DCI en los SMI, siendo fundamental la información que el especialista transmite al paciente y a sus familiares o allegados.
   
Encarnación Molina Domínguez
Hospital General Universitario de Ciudad Real.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Enero 2017.
      
ENLACES:
  1. Barrio Cantalejo M. Legibilidad y salud. Los métodos de medición de la legibilidad y su aplicación al diseño de folletos de educación para la salud (Tesis doctoral). [Enlace]
  2. Análisis de legibilidad de consentimientos informados en Cuidados Intensivos. Ramírez-Puerta MR, Fernández-Fernández R, Frías-Pareja JC, Yuste-Ossorio ME, Narbona-Galdó S, Peñas-Maldonado L. Med Intensiva. 2013; 37: 503-509. [PubMed] [Texto completo]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Consentimiento informado en Cuidados Intensivos
  • Sintaxis: "informed consent"[majr] AND "critical care"[mh
  • [Resultados]

Las 15 recomendaciones de «NO HACER» en urgencias

En Viletanos nos recuerdan que: “No basta con saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer “.

Documento de SEMFYC (hacer clic aquí) sobre:

15 recomendaciones de «NO HACER» en urgencias:

Comentario: me siento abochornado por la reprimenda. He infringido todas y cada una de las recomendaciones mencionadas, dejándome llevar en mi actuación, «porque siempre, siempre se han hecho así»(sin el NO), a pesar de su poca evidencia científica, e incluso con evidencia en contra.

Justificarse es de humanos pero mediocre y aburrido.

De nada sirve reconocer la culpa sin el compromiso de no reincidir;

de NO perpetuar la MALA PRÁCTICA: otros pueden copiar lo que yo hago mal.


Tratar con ibuprofeno las ITUs no complicadas en la mujer: otra opción

La foto es de aquí
 Realmente traigo los resultados de este estudio más para la reflexión que para cambiar nuestra práctica habitual. Una vez más se pone en "solfa" esa "costumbre" que tenemos de tratar casi cualquier cosa con antibióticos, para luego interpretar como "éxito" de nuestra actuación lo que ha sido simplemente la evolución normal del proceso.
Os dejo la traducción de la interpretación de Minerva:

Era de esperar que el uso de antibióticos en este estudio fuera menor en el grupo de ibuprofeno que en el grupo de fosfomicina. Es importante tener en cuenta que las dos terceras partes de mujeres que recibieron ibuprofeno inicialmente no necesitaron antibióticos después de la aleatorización. Tanto a nivel individual como social, este hecho es muy relevante, pero no es realmente nuevo. Estudios anteriores han demostrado que el 54% de las personas con ITU no complicada también sanó igual con placebo que con los antibióticos.
La no inferioridad de fosfomicina frente a ibuprofeno no pudo, sin embargo, demostrar para el tratamiento de los síntomas. Los síntomas duraron en promedio un día más con ibuprofeno que con fosfomicina. Sin embargo, hay que calificar la relevancia clínica de este hallazgo, ya que podemos rastrear esta diferencia de otras enfermedades: por ejemplo, esto corresponde a la diferencia en la duración de los síntomas entre el tratamiento con antibióticos y tratamiento sin antibióticos en la angina aguda estreptococos.
En el grupo de ibuprofeno, hubo más casos de pielonefritis. La diferencia con el grupo fosfomicina no fue estadísticamente significativa, pero tal vez el estudio no tenía, el poder suficiente para detectar una diferencia en términos de efectos adversos graves. Un estudio anterior controlado con placebo no mostró diferencias estadísticamente significativas en comparación con el producto de referencia con respecto a los eventos adversos graves. Tras el sesgo de selección, debido al hecho de que las mujeres con síntomas más graves tenían menos probabilidades de ser incluido (porque se negaron a participar en el estudio), podemos sospechar aún mayor diferencia entre el ibuprofeno y la fosfomicina en cuanto a la carga de los síntomas y la aparición de efectos adversos graves. Por otro lado, la dosis de ibuprofeno para adultos fue menor a la habitual. Continuando el recorrido intelectual de los autores, es cuestionable si la pequeña diferencia en la duración de los síntomas persisten con 3 x 600 mg de ibuprofeno. 

Como tantas otras veces, concluyen que es un resultado a tener en cuenta en el tratamiento de las ITUs no complicada leves/moderadas siempre compartiendo con las pacientes la decisión.

La (mi) pirámide de las 5 S, para transitar…Urte berri on!



La imagen es de aquí

No es demasiado fácil explicar por qué justamente hoy, última mañana del último día del año, estoy aquí echando un vistacito a la famosa pirámide 5S, o 6S para otros autores, que permite estructurar la búsqueda de información cuando nos planteamos una duda clínica… ¡Anda que no tiene días el año!
Y claro, me pongo a divagar yo solita que se me da mucho mejor que resolver dudas.
Es que la S es una letra preciosa, tan sinuosa y tan insinuante…Claro que hay muchas palabras que empiezan por S y son horribles, pero yo hoy me voy a fijar en las que me gustan, que para eso dentro de unas horas despedimos el año y conviene estrenar el calendario de buen rollo.
Pues sí, la S es muy especial: siendo ella una letra tan singular, con solo ponerla al final convierte lo que sea en plural. O sea, que agrupa, que suma aunque los individuos que formen el plural sean distintos. No está nada mal para empezar. Eso sí: es muy contradictoria porque también sirve para separar la paja del grano, para simplificar, esto resulta muy útil.
La S es la letra más artista que conozco y así combinando silencios y sonidos nace la música.
La S de la sabiduría merece todo mi respeto, sobre todo si va unida a la de la sencillez y a esa otra S más humilde de la simplicidad.
Con la S puedes silbar, saltar, saludar, sonreír y ser simpático: ¡es divertido! Puedes con ella soñar: es imprescindible… Es muy necesaria si quieres solucionar o sanar o, incluso, silabear para que todo quede muy claro.
Y sin ella, no podemos saborear: una pena.
Conviene no temerla demasiado si es la S de soledad: te ayuda a escucharte, aunque sea solo un susurro.
Sin ella no se puede sentir, ni sugerir, ni suspirar, ni ser sincero. Tampoco encontrarás sin ella el sosiego ni la serenidad; no podrás palpar la suavidad y te costará mucho ser sutil.
Y si lo pienso bien, la S es imprescindible para ser, ¿no?, que es mucho más interesante que tener…

De modo que voy a hacer mi pirámide de las 5S para transitar, sin más…Ahí va:
En la base estarán las sonrisas; intentaré elegir una adecuada para cada situación. Pueden ser sonrisas tímidas, abiertas, cómplices, fugaces. Me valen las medio sonrisas…La única condición es que sean de verdad: tienen que iluminar la cara y, sobre todo, la mirada.
En el siguiente escalón estará la simpatía. Mira, es sencillo: puedes elegir ser una sota o tratar de ser simpática. Sin más.
En el siguiente ofreceré el silencio. No, no me he equivocado: si siempre hablas tú, se llena todo de ruido y es imposible escuchar a quienes te acompañan.
En el siguiente dejaré que la sensibilidad se haga la dueña. He dicho sensibilidad, no confundir con sensiblería que es, directamente, un asco.
Y allí, en el vértice, en mi particular sumario, trataré de hacer un paquetito con un ingrediente de cada escalón. Además, añadiré una pizca de sensatez, sentido común y lo sazonaré todo con sentido del humor: listo para utilizar.  A ver qué pasa…Os lo cuento dentro de un año.
Urte berri on! ¡Feliz 2017!

REMI 2190. Traumatismo torácico grave y mortalidad en el paciente anciano

ARTÍCULO ORIGINAL: Evolución de la mortalidad en el traumatismo torácico grave del paciente anciano. Peñasco Y, González-Castro A., Rodríguez-Borregan JC, Muñoz C, LLorca J. Rev Calid Asist. 2016; 31: 204-211. [Resumen] [Artículos relacionados]
   
INTRODUCCIÓN: Actualmente la población está envejeciendo; sin embargo, ha mejorado la calidad de vida y el estado funcional del anciano. El 30% de los traumatismos se dan en pacientes de  65 años o más, siendo éstos más graves y con peor pronóstico.
   
RESUMEN: Estudio observacional y retrospectivo de los pacientes ingresados en el Servicio de Medicina Intensiva (SMI) del Hospital General Universitario Marqués de Valdecilla con el diagnóstico principal de traumatismo torácico. Incluyen los pacientes con edad ≥ 65 años ingresados durante dos décadas, y excluyen los pacientes sin medidas agresivas de tratamiento y parada cardiorrespiratoria extrahospitalaria. Analizan entre otras variables: mecanismo lesional, hemodinámica, escala de coma de Glasgow (GCS), APACHE II e Injury Severity Score (ISS). Hubo un total de 235 pacientes y se establecieron dos grupos: Grupo I (1992-2001, n = 110) y Grupo II (2002-2011, n = 125). Los resultados más significativos fueron: edad media 74,5± 6,8 años, GCS 12,1± 4,4, HTA 31,1%, cardiopatía 19,1%, EPOC 11,1%, diabetes mellitus 14%, neoplasia maligna 3,8% y hepatopatia crónica 1,3%. El principal motivo de ingreso fue: control clínico 44,7%, inestabilidad hemodinámica 26% e insuficiencia respiratoria 10,6%. La causa más frecuente de lesión fue el atropello 37%, acompañante 26,8%, precipitación 15,7% y caída desde la propia altura 12,8%. Las fracturas costales múltiples fue la lesión más frecuente encontrada (80,7%) y la lesión vascular la menos frecuente (1,6%). La lesión extratorácica más frecuente asociada fue el traumatismo esquelético 42,6% y el TCE 39,6%. La mortalidad en el SMI fue 29,3%. Cuando se compararon ambos grupos de estudio, en el Grupo II se objetivó mayor comorbilidad, ISS, VMI y días de VMI. Hubo asociación entre la mortalidad, VMI, APACHE II, e ISS. El modelo multivariante solo mostraron asociación entre la mortalidad: edad (OR 1,08 por cada año superior a 65), APACHE II y VMI. Así mismo, se encontró una menor mortalidad en la última década de estudio.
   
COMENTARIO: El estudio muestra una disminución de la mortalidad en la población anciana con TTG a lo largo de la última década de estudio, a pesar de existir mayor comorbilidad y mayor riesgo de traumatismo. No se implementó protocolo de actuación; sin embargo, los pacientes en la última década presentaron: mayor gravedad (ISS), mayor necesidad y días de VMI. Los autores comentan que, además de la mejora sociosanitaria, podrían contribuir: 1) mayor conocimiento de la enfermedad traumática en la población anciana. 2) mayor formación de los especialistas. 3) diagnóstico de gravedad precoz y traslado a centros de referencia. 4) el ingreso precoz en los SMI. 
 
Encarnación Molina Domínguez
Hospital General de Ciudad Real.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Diciembre 2016.
      
ENLACES:

  1. Age-related injury patterns in Spanish trauma ICU patients. Results from the RETRAUCI. Llompart-Pou JA, Chico-Fernández M, Sánchez-Casado M, Alberdi-Odriozola F, Guerrero-López F, Mayor-García MD, González-Robledo J, Ballesteros-Sanz MÁ, Herrán-Monge R, León-López R, López-Amor L, Bueno-González A; Trauma Neurointensive Care Working Group of the Spanish Society of Intensive Care Medicine (SEMICYUC). Injury 2016; 47 Suppl 3: S61-S65. [PubMed]
  2. Epidemiology of severe trauma in Spain. Registry of trauma in the ICU (RETRAUCI). Pilot phase. Chico-Fernández M, Llompart-Pou JA, Guerrero-López F, Sánchez-Casado M, García-Sáez I, Mayor-García MD, Egea-Guerrero J, Fernández-Ortega JF, Bueno-González A, González-Robledo J, Servià-Goixart L, Roldán-Ramírez J, Ballesteros-Sanz MÁ, Tejerina-Alvarez E, García-Fuentes C, Alberdi-Odriozola F; en representación del Grupo de Trabajo de Trauma y Neurointensivismo SEMICYUC. Med Intensiva 2016; 40: 327-347. [PubMed] [Texto completo
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Traumatismo torácico en el anciano
  • Sintaxis: "chest trauma" AND elderly[ti] 
  • [Resultados]